dialisis hemodialisis fistula

A

A

A

IRC // TRATAMIENTOS // DIÁLISIS

Fístula

Es la unión de una arteria con una vena, situadas ambas en el antebrazo, mediante una pequeña intervención quirúrgica con anestesia local que no requiere hospitalización. Generalmente la fístula es radiocefálica, es decir, se une la arteria radial con la vena cefálica en el antebrazo. Cuando ésta no es posible se realiza ante cubital, es decir, en el pliegue del codo.

Tanto una como otra se suelen realizar en el brazo no dominante .

Esta unión se realiza para que la sangre arterial pase a la vena (vena arterializada) y ésta adquiera un calibre tal como para poder extraer de ella el flujo de sangre suficiente, ya que, en una buena sesión de hemodiálisis, el riñón artificial (la máquina) necesita un volumen de sangre determinado (entre 250 y 300 ml/min), volumen que nuestras venas superficiales no pueden dar, ya que sus paredes no resistirían y se romperían.

Cuando nos realizan la fístula, no se puede hacer uso de ella hasta no haber transcurrido un mes aproximadamente, para dar tiempo a que las paredes de esa vena se agranden y fortalezcan. Pero es preferible evitar los pinchazos hasta los 3 o 4 meses. Para facilitar la maduración es conveniente realizar ejercicios, comprimiendo una pelota de goma o un ovillo de lana para estimular el flujo arterial.

La fístula, en sí misma, cuando no es pinchada no produce molestia alguna, solamente se nota la vena más abultada y un ruido especial que no debe producir temor ya que nos da la señal inequívoca de su buen funcionamiento.

Cuidados de la fístula:

La vida de la fístula requiere unos cuidados mínimos que vamos a señalar:

  • Controlar diariamente su buen funcionamiento posando suavemente la otra mano sobre ella y notando el flujo, o escuchando su "ruidito".
  • No permitir que en el brazo de la fístula nos tomen la tensión, ni nos saquen sangre.
  • No coger pesos con dicho brazo, y evitar golpes en esa zona.
  • No poner objetos que nos aprieten como relojes, pulseras, o incluso ropa.
  • Lavar a diario la zona donde se nos pincha para evitar infecciones.
  • Evitar acostarse sobre el brazo de la fístula.
  • Aceptar que nos pinchen en sitios nuevos aunque sea más doloroso, pues esto alargará la vida de la fístula.
  • Acudir al hospital lo antes posible si observamos que la fístula se ha parado o tenemos un dolor intenso en ese brazo.
Agosto'20
LuMaMiJuViSaDo
     12
345678
9
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Plaza Rubén Darío, s/n
39005 Santander (Cantabria)

T.(+34) 942 27 60 61
F.(+34) 942 27 23 48

info@alcercantabria.com

Alcer Cantabria | Reservados todos los derechos ® |  Términos y condiciones de uso