dialisis hemodialisis peso seco

A

A

A

IRC // TRATAMIENTOS // DIÁLISIS

¿Qué es el peso seco?

¿Qué es el peso seco?

El peso seco es nuestro peso al finalizar la diálisis, cuando ya se ha extraído el exceso de líquido, y con el cual nos sentimos bien. Por debajo de este peso puede aparecer hipotensión, calambres musculares... Por encima, puede aparecer fatiga. La diferencia con el peso ideal es que el peso ideal es 0,5 o 1 kg superior al seco. Al comienzo hay que ir averiguando poco a poco cual es ese peso seco sobre la base de ensayo-error. Éste irá variando según nuestra tolerancia, la cantidad de orina que se expulse, las variaciones de la grasa corporal e incluso pueden intervenir cambios estacionales.

Todo el líquido que se ingiera en el período interdialítico (entre dos sesiones de diálisis), la máquina deberá eliminarlo durante la sesión de hemodiálisis para dejar el "peso seco", en un proceso llamado ultrafiltración.

Entre dos sesiones de diálisis no se deben coger más de dos kilos de peso, que podrán ser dos kilos y medio el fin de semana ya que son tres días sin dializar. Cuando se sale de la sesión de diálisis se debe salir con el peso seco. Sin embargo, y por diferentes motivos, a veces esto no es posible. En ese caso, se deberán seguir unas normas más estrictas hasta la siguiente sesión.

Siempre hay que pesarse antes y después de cada sesión, antes para ver el peso que se trae y cuanta va a ser la ultrafiltración necesaria, después para comprobar cuanto peso se ha perdido y si se ha conseguido el peso seco.

El peso interdiálisis (entre sesión y sesión) es uno de los campos de batalla más importantes del enfermo renal cuando está en tratamiento de hemodiálisis. Muchos enfermos se niegan a comprender la importancia de no traer más peso del permitido. Pero hay que tener en cuenta que cuanto más peso cojamos, entre sesión y sesión, más tiene que quitar la máquina y el corazón sufrirá en mayor medida, pues tiene que bombear con más fuerza.

Del mismo modo la ingesta alimenticia durante la sesión de diálisis provoca, a veces, enfrentamientos entre el personal sanitario y los pacientes.

Para muchos de nosotros el momento del "desayuno" o de la "merienda" es esencial para aceptar mejor el tratamiento, ya que permite disfrutar de alimentos prohibidos o saciar la sed.

Pero los profesionales sanitarios, como es su obligación, tratan de evitar que el paciente que ha traído más peso del conveniente ingiera comida o líquido durante la sesión, para evitar problemas de hipotensión o trastornos digestivos.

Esto provoca, a veces, un gran enfado en el paciente que espera ansioso el momento de poder tomar dichos alimentos o calmar su sed.

La irascibilidad y el enojo nos impide aceptar con agrado lo que nos aconsejan los profesionales, pero hay que entender que sus consejos están relacionados con nuestro bienestar y no con su capricho.

Además, no todos los centros de diálisis del país disponen de las mismas normas con respecto al peso interdiálitico que el enfermo debe traer, mostrando mucho menos rigor en unos lugares que en otros. Esto puede traer consigo que nos inclinemos favorablemente por aquellos lugares que son más permisivos y nos restringen menos la dieta, sin darnos cuenta que esa permisivad puede ser causa de serias complicaciones.

Lo recomendable es que la ingesta, cuando pueda realizarse, sea ligera, y se haga durante la primera media hora de la sesión, cuando todavía no se ha realizado la mayor parte de la ultrafiltración.

El peso seco ¡ALGO PRIMORDIAL!

Cuando una persona entra en diálisis, generalmente deja de orinar o la cantidad de orina es cada vez menor. Por ello, todo el líquido que introduce en su cuerpo (bien a través de lo que se bebe o bien a través de los alimentos que se ingieren) no puede expulsarse de forma natural y se acumula en donde no debe, produciendo hinchazones en diversas partes del cuerpo (tobillos, piernas, pulmón...), haciendo aumentar el peso e incluso provocando dificultades para respirar.

Para evitar esto, la cantidad de líquido que se puede ingerir al día está en relación a la cantidad que se orina en ese mismo período de tiempo, de tal modo que se puede ingerir medio litro de líquido más de lo que se orina. Pero ¡ojo! teniendo en cuenta el líquido que aportan los alimentos también, de los cuales algunos son muy ricos en agua. (Por ejemplo, la sandía). Es así como obtendremos un buen peso seco.

Agosto'20
LuMaMiJuViSaDo
     12
345678
9
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Plaza Rubén Darío, s/n
39005 Santander (Cantabria)

T.(+34) 942 27 60 61
F.(+34) 942 27 23 48

info@alcercantabria.com

Alcer Cantabria | Reservados todos los derechos ® |  Términos y condiciones de uso